UN SEPTIEMBRE CARGADO DE RETOS

    Si enero es el mes en el que hacemos balance del año del año que dejamos, septiembre es el momento de empezar nuevos proyectos, o de darle una repensada a los que tenemos en marchade reorganizarnos. Después de un verano en el que hemos recargado pilas y nuestra cabecita ha tenido tiempo de pensar hacia dónde queremos redirigir nuestros pasos y de enfocar desde diferente perspectiva las cosas, este es el mes de emprender y comenzar nuevos retos.

    Parece que hasta que no llega el primer día gris y fresquito no terminamos de creernos que el verano va terminando. Reforcemos el cuerpo para los cambios de temperaturas y el mayor gasto de energía de la vuelta a los horarios y los madrugones con alimentos de temporada que nos cargarán de vitaminas y de energía. En septiembre es tiempo de peras, aguacates, manzanas, uvas.. Vuelven las cremas, los purés y las infusiones. Y así poco a poco, nos iremos recuperando de los (benditos) excesos del verano y volviendo a comer de manera más ordenada y saludable.

higos

  Aprovechemos la vuelta a los horarios para organizar nuestro tiempo, encontrar ese hueco para nosotros y volver ser constantes con el ejercicio. Estar activos nos ayuda a sentirnos bien, con más energía para sacar adelante cada día todo lo que nos propongamos.

    Y otra cosa que me encanta de septiembre. Es momento de decidirnos a iniciar alguna actividad o estudio que nos ilusione y encaje con nuestro tiempo… Motívate, siéntete feliz por este nuevo curso que comienza con todo lo bueno que está por llegar y ¡llena tu septiembre de nuevos retos!.

20150825_082617

HEALTHY & HAPPY FEET!

    Esta recién estrenada primavera anuncia que queda menos para ese momento que ya apetece tanto de sacar los pies de los calcetines. Que sí, que aún nos quedan unos días de frío, pero por eso mismo si queremos que estén sanos y que luzcan más bonitos, debemos empezar desde ya con unos cuidados diarios muy sencillos que harán que nos los encontremos hidratados y cuidados cuando llegue el buen tiempo.

  • Sequedad y grietas en los talones. Con las prisas diarias y escondidos dentro de los zapatos, el invierno es la época que menos atención prestamos a nuestros pies. No hay otra, la única forma de lograr una piel más sana es comenzar un tratamiento de hidratación con cremas específicas para su cuidado combinándolo con el uso de limas y productos exfoliantes. Primero en seco, eliminamos las capas de piel muerta para aplicar después la crema. De esta forma lograremos que actúen de manera más efectiva en las capas mas profundas de la piel.
  • Rozaduras, durezas. Los zapatos estrechos, los materiales más rígidos y todo lo que signifique llevar nuestros pies encorsetados durante tantos meses provocan este tipo de lesiones en la piel. Los que además practicamos ejercicio, tenemos que revisarlos especialmente para evitar que esos puntos de roce constante terminen causando ampollas y puntos de presión dolorosos. Usando cremas y evitando llevar normalmente zapatos estrechos o que nos molesten podremos prevenir su aparición.

Mis favoritos!

CREMAS

 

  • Uñas secas, quebradizas y con pérdida de brillo causadas muchas veces por el uso continuo de esmaltes y la falta de transpiración. Yo siempre recomiendo liberarlas de estos esmaltes por unas semanas, limarlas suavemente por encima para eliminar el depósito de químicos de las capas superficiales de la uña, que provocan a veces un ligero color amarillento, hidratarlas con cremas especiales o aplicar algún tratamiento o producto endurecedor.
  • Incluir en nuestros cuidados alguna terapia intensiva cada cierto tiempo, como por ejemplo aplicar una buena cantidad de vaselina pura y meter los pies en unos calcetines por unas horas, ¡especialmente recomendable para esos pies que necesitan el doble de cuidados!.

     Mimar y revisar nuestros pies es cuestión de salud. ¡Empieza ya para que este año luzcan más bonitos y sanos que nunca!

FRUIT & GO!

  Una pieza de fruta antes, durante o después de hacer ejercicio es una opción muy saludable que nos aporta la energía que necesitamos en cada momento de nuestro entrenamiento. ¿Pero quieres saber que frutas conviene tomar y por qué cuando hablamos de ejercicio? 

   Conocer de una pincelada qué es el índice glucémico es la clave para elegirlas bien. El índice glucémico de un alimento se refiere a la capacidad que tiene de liberar glucosa en sangre y la glucosa es lo que el cuerpo necesita cuando hacemos ejercicio. Cuanto más rápido sea el aporte de glucosa, mayor índice glucémico tendrá un alimento y cuanto más despacio vaya esa liberación de glucosa en la sangre, el índice glucémico será más bajo.

   ¿Qué fruta es mejor en cada momento?

    Antes de hacer ejercicio, nos interesan las frutas que liberen glucosa poco a poco para mantener los niveles de glucosa en sangre y prolongar los niveles energéticos durante el ejercicio. Mientras que en las horas posteriores, necesitaremos recargar nuestros depósitos y favorecer la recuperación de los tejidos cuanto antes para evitar la fatiga muscular, por lo que elegiremos frutas con mayor índice glucémico.

Frutas con Índice Glucémico Bajo: Manzanas, ciruelas, fresas, peras, melocotones, naranjas…

fresas

  

Frutas con Índice Glucémico Alto: Plátano, piña, sandía, pasas, kiwi, frutas en zumo (combina frutas, el resultado será un vaso muy rico en electrolitos y antioxidantes para neutralizar los radicales libres después de hacer ejercicio). Y si vamos a estar mucho tiempo haciendo ejercicio, también elegiremos frutas con alto índice glucémico que nos darán ese punto de energía que nos falta.

UVAS

¡No hay mejor manera de empezar o de terminar un entrenamiento que dándole energía saludable y así de rica al cuerpo!

;)

¿Un día largo? ¿Notas que te falta energía? Lleva contigo siempre un puñadito de frutos secos naturales, ¡¡energía 100% saludable!! #hábitosaludables