#vueltaalcolesaludable

Durante estas últimas semanas del mes de la vuelta al cole, he estado compartiendo a través de las historias de IG lo que se ha llevado cada día Martina (6 años) al cole, para esa paradilla con desayuno que hacen a media mañana.

Preparar ese snack cada día, puede ser tan sencillo como coger un paquete de galletas, un batido, o un brick de zumo, un bollito o cualquier otro alimento ultraprocesado, o puede ser tan sencillo como meterles en la mochila alimentos reales, sanos y nutritivos.

 

Pero lo cierto es, que cada vez más padres eligen estos productos, totalmente insanos, pensando que son el desayuno ideal para ellos. Están perfectamente pensados para que a los niños les guste y los pidan. Y son promocionados en unas súper campañas bajo el lema de “la merienda ideal para la vuelta al cole”, así que por otro lado, no es de extrañar.

Y no deberíamos caer en la pasividad e indiferencia ante este bombardeo de productos ultraprocesados llenos de azúcares, grasas hidrogenadas y aditivos, y dejar que otros decidan lo que es la merienda ideal de nuestros hijos. YO NO. En un país en el que la obesidad infantil afecta a 1 de cada 3 niños y que ya ha superado las tasas de obesidad infantil en EEUU, no. No podemos dejar que nos parezca normal que este tipo de productos sea lo que saquen las madres del bolso para dárselo a sus hijos cada día.

 

Bueno, y fue porque estoy muy concienciada con estos temas, por lo que comencé a compartir lo que le preparo a Martina cada mañana. Para mostrar que es fácil hacer snacks saludables y a la vez, dar ideas.

      Los desayunos, los snacks de media mañana y las meriendas son las comidas del día más susceptibles de que los niños tomen alimentos ultraprocesados. Pero hay una alternativa maravillosa, de alimentos frescos, naturales y nutritivos para los más peques. Y creo que es el momento ideal para que los niños tomen fruta.

 

 

 

    Idear snacks ricos y sanos, y que no sea una odisea es sencillo, coge ideas:

  • Planificación. Planifica antes de comenzar la semana lo que se llevará tu hijo al cole. Si quieres ponerle fruta, tendrás que comprarla antes. Parece obvio, pero la planificación evitará que tengas que improvisar con las prisas de las mañanas. Es importante que si se queda al comedor escolar, tengas en cuenta que comen ese día para no repetir por ejemplo la misma fruta, o el lácteo. No pasa nada porque tomen dos plátanos en un mismo día, pero si lo sabes, mejor variar la fruta, ¿no?.
  • Hacerlo atractivo. No significa matarte la cabeza, ni ponerte a hacer brochetas, ni animalitos con la fruta a las 7 de la mañana. Basta con unos cuantos recipientes, tuppers o cubiertos de colores, para que cualquier cosa que metas en ellos les entre por los ojos.
  • Práctico. Si en algo han goleado los ultraprocesados es que lo ponen todo fácil: galletas empaquetadas de 4 en 4, bricks de “fruta” para apretar y chupar sin mancharse, paquetes de palitos para untar en crema de queso… Deja las opciones algo más “aparatosas” para comer en casa y que se lleven al cole alimentos con los que se sientan bien comiéndolos ellos solitos.
  • No repitas lo mismo día tras día. Hay tantas opciones para hacer cada día un desayuno diferente, que no tiene sentido no aprovechar la oportunidad de dar una variedad de alimentos saludables a tu hijo.
  • Educa. Aprovecha la oportunidad para enseñarle lo que le has puesto cada mañana. Explícale que los frutos secos dan energía sana y que es lo que toma Nadal antes de jugar los partidos. Que la fruta fresca es mucho mejor que un zumo… Son tan influenciables, que tenemos que aprovechar nuestra capacidad de incidir sobre ellos. Les estaremos regalando unos hábitos de alimentación que les durarán toda su vida.
  • Da ejemplo con tu propia alimentación ¡Y ponle amor! ¡Que eso se nota!

 

Y ya para terminar, os dejo unas combinaciones que resultan muy ricas con las que hacer todos los desayunos que seais capaces de imaginar:

  • Fruta de temporada
  • Fruta + queso fresco
  • Fruta + frutos secos 
  • Fruta + tostada integral
  • Macedonia de frutas
  • Chocolate negro 85% + fruta, frutos secos o tostada integral
  • Compota de fruta natural sin azúcar con yogur (natural), o con queso fresco
  • Queso fresco + frutos secos, o fruta seca o tostadas integrales
  • Yogur natural + fruta o fruta seca, o frutos secos
  • Pan integral + crema de cacahuete, o AOVE (aceite de oliva virgen extra), o queso fresco
  • Galletas caseras
  • Bizcochos caseros
  • Leche natural en brick

 

 

Seguro que se os ocurren muchas más. ¡Os dejo las fotos que he ido publicando! Espero que os haya gustado el post y servido para coger ideas, y lo que es más importante, para ser un poquito más conscientes de la importancia de elegir alimentos saludables para los peques. Si quieres ver más sobre este estilo de temas, te animo a seguirme en IG.

 

¡Hasta el próximo post!

 

 

 

 

 

porridge recipe!

    Comenzamos esta primera semana de diciembre con un desayuno calentito, energético y saludable. Un desayuno antifrío, para estos días que cuesta un mundo sacar el pie fuera de la cama. Al leer esto, mi marido me ha dicho que sin duda ese desayuno es un par de huevos fritos con jamón… Claro, energético es, ¡pero no es algo que puedas desayunar de forma habitual sin terminar hospitalizado! Ya os contaré un día lo divertido que es tener al enemigo en casa…

   Yo soy adicta a la fruta y a mezclar en un bol todo tipo de cereales, con frutos secos y fruta para desayunar, pero estos días el cuerpo ya pide la versión calentita. ¿Habeís oído hablar del PORRIDGE? Su origen es inglés, y como nos encanta adoptar este tipo de palabras, así se les llama ahora a las gachas o a la papilla de avena de toda la vida, y es una opción de desayuno sano e ideal para esta  época de frío. Nada nuevo para deportistas y quienes saben un poquito de cómo aprovechar las propiedades de los alimentos, pero digo yo que energía necesita quien va a entrenar, pero también quien tiene 8 horas por delante de curro, ¿no?.

    El porridge es muy fácil de preparar, su base son los copos de avena reblandecidos en leche caliente u otra bebida vegetal, de almendras o de avena, hasta formar una papilla o una textura tipo arroz con leche… Y el resto de la receta la puedes variar y reinventar todo lo que quieras, ya que una vez hecho puedes añadirle todo lo que se te ocurra: frutos secos, fruta fresca, miel…

    La primera vez que probé los copos de avena fue de este modo y me encantó, y antes de decirte cómo lo hago, te voy a hablar de sus PROPIEDADES NUTRICIONALES y de por qué es un desayuno perfecto para esta época del año.

    LA AVENA es un superalimento. Es un cereal complejo muy saciante, de bajo índice glucémico y rico en proteínas, vitaminas y fibra. Por todo ello proporciona energía durante horas (son de los carbohidratos que liberan la energía poco a poco), además de que tomado regularmente es fantástico para regular el tránsito intestinal. Para hacer el porridge utilizamos leche u otra bebida vegetal, así que estamos añadiendo otra fuente de proteínas y vitaminas a nuestro desayuno. Pero todavía lo podemos completar más: nueces, semillas, almendras, pasas, arándanos secos, plátano, manzana, cacao, miel… lo que más te apetezca.

   El ánimo, las mañanas y cómo te enfrentas al día cambia cuando tienes energía. ¿No te pasa eso de desayunar y a media mañana sentir un bajonazo horrible?. El desayuno es el momento idóneo para los carbohidratos y los alimentos energéticos. Un bol de porridge puede contener aproximadamente 380 kcal dependiendo de cómo lo hagamos. Pero no contemos las calorías hablando de energía sana, en un desayuno completo y muy saludable.

PicsArt_12-01-02.39.51

Te cuento como lo preparo.

– 4 cucharadas soperas de copos de avena. Hay copos especiales para porridges que son muy finos y consigues una textura más parecido a una papilla, pero puedes utilizar cualquiera. En las fotos verás que los que yo uso son gruesos e integrales que me gustan más.

– 1 vaso grande de leche (yo tomo bebida de avena).

– 1 plátano, 1/2 manzana, miel, pasas, nueces, almendras laminadas, frutos rojos…

  1.   Calientas el vaso de leche en un cazo o en el microondas hasta casi el punto que empieza a hervir.
  2.   Apagas el fuego, añades los copos de avena y lo dejas reposar dándole vueltas con una cuchara de vez en cuando durante unos 10 minutos, que verás cómo se hinchan y deshacen formando una especie de papilla.porridge
  3.  Lo viertes en un bol y mientras dejas que se atempere un poco, aprovechas para pelar y cortar la fruta que prefieras. Se lo añades y listo para tomar!

5ace3d96-9193-481e-9027-f7e698ca5fde

finish

 

    Si te gustan los sabores naturales y quieres cuidarte, con el dulzor que aporta la fruta tendrás suficiente, o si no puedes utilizar un edulcorante como la estevia, el sirope de ágave, o si prefieres, miel o azúcar moreno. Lo acompañamos con un café o un té y ya tenemos nuestro desayuno completo (yo a veces le añado en el porridge mismo el café recién hecho y está buenísimo).

PicsArt_12-01-02.14.07

 ¿Lo habías probado ya? Si no, te animo a variar tu desayuno de siempre, a probar recetas nuevas, deliciosas y que te ayudarán a comer sin darte cuenta de forma cada vez más saludable!