pudding de chía básico

 

 

A estas alturas ya casi todos sabemos que introduciendo semillas en nuestra dieta aportamos valiosos nutrientes a nuestra alimentación. Es el caso también de las semillas de chia que contienen entre otros, proteínas, Omega-3 y fibra soluble.

Pero lo que quizá no es tan común saber es que para aprovecharnos de sus propiedades, las semillas hay que tomarlas molidas o remojadas, ya que de lo contrario sus nutrientes no pueden ser aprovechados por nuestro organismo, y se pasean por nuestro aparato digestivo hasta salir igual que entraron ;)

Este post está orientado para aquellos que como yo hace muchos años, estáis comenzando a realizar cambios conscientes en su alimentación hacia una alimentación más saludable, y estáis introduciendo nuevos alimentos saludables y reales, no sabéis muy bien que hacer con ellos. Todos los que estáis haciendo un esfuerzo en cambiar vuestros hábitos hacia otros mejores ¡me caéis muy bien!

Os voy a enseñar una forma de tener la base del pudding (chía + medio líquido) siempre hecha, como me la hago yo cada semana, y a dar algunos consejos sobre la proporción adecuada de semillas, sobre qué tipo de bebida utilizar, como conservarlo etc.

La finalidad de todo esto, es que veáis lo fácil que es tener listos alimentos nutritivos, sanos y reales, para tomar en el momento que queráis.

INGREDIENTES.

La cantidad para lograr una textura de pudding es la siguiente:

3 CUCHARADAS SOPERAS DE SEMILLAS DE CHIA

1 TAZA DE BEBIDA VEGETAL, ZUMO, YOGUR….

CANELA EN POLVO (OPCIONAL)

  • Tapar en un recipiente hermético y agitar. Pasados 10 min volver a agitar, y en caso de que se hayan pegado semillas en las paredes del tarro, removerlas con una cuchara.
  • Conservar en el frigorífico.
  • En 12 h tienes tu pudding listo. Remueve con una cuchara. Verás que tiene una textura tipo gel. En caso de que lo prefieras menos denso, puedes añadirle un poquito más de la bebida que hayas elegido.
  • Aguanta 4-5 diás en el frigorífico. Así que es perfecto para hacerte un tarro para toda la semana. Yo mehago dos veces esa medida (así que echo 6 cucharadas/2 tazas líquido) para tener para varias veces.
  • Qué bebida utilizar. Puedes usar yogur, leche, zumo o cualquier bebida vegetal. Si es la primera vez que las pruebas, te recomiendo que lo hagas con leche de almendras o de avena, o con yogur. El resultado es más dulzón que otras bebidas vegetales, como la soja por ejemplo. Y si no estás acostumbrado a sabores sin edulcorar, sin aditivos (sabores reales) tu paladar lo aceptará mejor. Puedes usar también canela o vainilla en polvo para hacerlo más gustoso.
  • Toppings. Frutas, frutos secos, semillas molidas, copos de avena, cacao en polvo… Lo que se te ocurra y te apetezca. Para las primeras veces, también te recomiendo por lo mismo que antes, que elijas frutas más dulces como el plátano por ejemplo, o incluso, si lo necesitas al principio uses un poquito de miel cruda.
  • Cómo tomarlo. Sólo, el pudding tal cual está muy rico. O añadiendo por ejemplo fruta, copos de avena y frutos secos para hacer un bol contundente. El pudding es perfecto para desayunos, para hacer un snack saludable de media mañana o de tarde, y también como postre.

Muchas personas que estais tratando de sustituir alimentos poco saludables por otros que si lo son, (yogures edulcorados por yogur natural, o por este pudding por ejemplo), os puede costar adaptaros a los sabores naturales de los alimentos a los que no se les ha añadido azúcar ni otros aditivos. Sentís rechazo porque no os producen placer tomarlos, ya que el paladar está acostumbrado a unos niveles de dulzor altísimos. Para esto, lo mejor es tomárselo con calma e ir poco a poco.

Con el pudding de chía notarás que te sentirás saciado durante horas, que es ligero y que te aporta energía durante horas. Y bueno, si tienes problemas, te ayudará a regular tus visitas al wc (tomándolo regularmente, no falla). Y lo mejor es que es una delicia de textura y sabor. Os dejo un vídeo dónde explico cómo prepararlo. Espero que os haya gustado y sido de ayuda.

¡Hasta el próximo post!

 

LA CHÍA O LA SUPER SEMILLA

     Este es un tema que me encanta, porque siempre me gusta descubrir y que me descubran alimentos beneficiosos para la salud y en el caso de las semillas, ¡más!. Las semillas en general me parecen un alimento muy interesante y valioso por sus propiedades nutricionales, por lo fáciles que son de incluir en la dieta y por ese toque tan vistoso y crunchi que le dan a las ensaladas, panes, aperitivos… y a todo dónde se te ocurra añadirlas.

    En este post te voy a hablar de las SEMILLAS DE CHÍA (Salvia hispánica). Dicen que no tienen sabor – aunque yo les saco un ligero toque de almendra cruda y nuez – pero que en definitiva, no altera el sabor de las comidas.  Las semillas de chía contienen una asombrosa variedad de aceites, vitaminas y minerales. Es la fuente vegetal comestible más rica en Omega 3 (20,5%) (¡puro anticolesterol!). Contienen 20 gr. de proteínas por cada 100 gr. (más y con mayor biodisponibilidad que la soja), mucha fibra (37,9 gr.), compuestos antioxidantes, minerales (calcio, fósforo y magnesio), vitaminas (sobre todo del grupo B – ácido fólico) y no contienen gluten. Unas super-semillas.

  Se pueden consumir directamente que es como a mí más me gustan, o trituradas en ensaladas, yogures (como en la foto), zumos, batidos, caldos, repostería… o la otra opción, tras ponerlas a remojo unos 30 minutos en forma de gel mezclado con cualquier alimento. Debido a la cantidad de nutrientes que aportan, no se recomienda superar un consumo diario de 15 gramos (una cucharada son 10 gr.).

IMG_20150218_124406

    Tomadas de forma regular, las semillas de chía se utilizan en las dietas de adelgazamiento por su gran aporte de fibra soluble (contienen mucílagos, que absorben mucha cantidad de agua formando una gelatina) que hace que se incremente la sensación de saciedad en el estómago, se ralentice la absorción de carbohidratos y haya un correcto funcionamiento intestinal (pero os recuerdo que por sí solo esto no funciona, ¡hay que beber al menos 2 litros de agua al día!). A la chía también se le atribuyen efectos beneficiosos sobre los trastornos del sistema nervioso y los estados de ansiedad.

 Con tan sólo una cucharada de semillas de chía al día no sólo estamos enriqueciendo nuestra dieta, sino que además ¡le estamos dando un alimento funcional a nuestro cuerpo!

… Os dejo una idea. Mis barritas energéticas de avena, chía y frutos secos, ¡10 minutos!. Para después de hacer ejercicio o entre horas. Con esto y una fruta, ¡tienes energía saludable como para comerte el día! Dos cuharadas de azúcar moreno, un vaso de copos de avena, dos cucharadas de semillas de chía y los frutos secos que más te gusten. Calientas el azúcar hasta que se haga caramelo, le añades todo lo anterior y si te gusta un poco de miel, y lo extiendes sobre papel vegetal. Dejar templar, cortar y ¡listo!

  IMG_20150223_232924 (2)

¡A que apetecen! ¿Habeis probado ya las semillas de chía?