PLAN MY DEAR BODY

Aquí puedes encontrar todos los posts archivados

IMG_6171

El PLAN MY DEAR BODY es un programa diseñado para mujeres, que engloba parte de entrenamiento personal, asesoramiento nutricional y coaching. Tú serás la protagonista del proceso, mi trabajo será acompañarte para superar el desafío que supone cambiar de hábitos, facilitándote herramientas que te ayuden a conseguir todos los objetivos que vayamos marcando.

Mejora tus hábitos, cambia algunas cosas de tu alimentación y replantea tu estilo de vida de forma permanente. Pídeme información sin compromiso.

(*) Servicio exclusivo para Jerez de la Frontera (Cádiz)

un cambio positivo

 

“PARA ADELGAZAR HAY QUE CERRAR EL PICO Y NO HAY OTRA”

“ODIO HACER EJERCICIO PERO TENGO QUE ADELGAZAR”

“EL PROBLEMA ES QUE ME ENCANTA COMER Y NO ME GUSTA EL DEPORTE”

 

       Al tomar contacto con las motivaciones y objetivos de distintas mujeres decididas a darse una nueva oportunidad para cambiar de hábitos, estoy descubriendo hasta qué punto hemos llegado a distorsionar el concepto de “cuidarnos”, pasando de ser una actitud positiva hacia nosotras mismas y hacia adoptar hábitos más saludables, a ser afrontado como un “castigo” por habernos pasado de la raya.

       Para muchas mujeres el hacer una dieta restrictiva y hacer ejercicio no importa qué ni cuánto mientras “me adelgace”, es la única fórmula que conocen cuando de perder peso o de ponerse en forma se trata. Estas actitudes suelen ser el resultado de haber intentado sin éxito dietas, productos y métodos varios durante años, sin obtener el éxito deseado, y además, en muchos casos, van acompañadas de un sentimiento de culpabilidad, inseguridades y baja autoestima.

 

Así pues, observo como el ejercicio lo tienen asociado a:

 

Castigo por comer.

Castigo por engordar.

Obligación para adelgazar.

En ocasiones, asociado a dolor, porque puede generar o agudizar alguna molestia articular, por ejemplo

Intensidad. El famoso o todo, o nada. Épocas en las que se va al gimnasio 4 días a la semana y épocas en las que pueden pasar meses sin hacer ejercicio.

Poco o nada placentero.

Pereza.

 

Si nos damos cuenta, todas estos pensamientos y sentimientos son negativos. Es muy difícil crear un hábito, si no existe una actitud positiva hacia ese hábito. Porque el motor que nos va a llevar al cambio es tener un objetivo que queremos lograr, pero no lo lograremos o será un proceso más tedioso si no estamos motivados para conseguirlo. Y la motivación surge siempre desde una mente y una actitud positiva.

 

LA MOTIVACIÓN

 

“RECONOZCO QUE LA SENSACIÓN POSTERIOR A HACER DEPORTE ES MUY SATISFACTORIA”.

Esto es algo (la magia del ejercicio), que por suerte, encuentro que se repite en todas ellas. Y para mí, es un hilo al que me agarro como a un clavo y del que puedo tirar para empezar a trabajar con mujeres para las que hacer ejercicio no es un placer.

 

Mi pregunta entonces viene a ser esta: ¿Por qué es tan satisfactoria para tí la sensación después de hacer ejercicio? Y seguidamente, vuelvo a hacer un listado y comentamos cada punto. A modo de ejemplo, este podría ser uno:

 

  • Me ayuda a conseguir mi objetivo. Luego, no es el enemigo, es un aliado.

 

  • Me ayuda a eliminar la sensación de estrés y la ansiedad, sensaciones que no me gustan y que hacen que coma sin control.

 

  • Hace que mi cerebro segregue endorfinas y dopamina, lo cual me hace estar más animada, positiva y fuerte mentalmente.

 

  • Lleno tiempo libre, ratos, en los que el aburrimiento o el no estar haciendo ninguna tarea, podrían hacer que boicotee mi plan de alimentación.

 

  • Me sube la autoestima (sensación de que puedo hacerlo, de cumplir con el deber, de sentirme más en forma tras cada entrenamiento, ver resultados medibles)

 

  • Es un tiempo que me dedico a mí misma y a cuidarme (*cuidar mi cuerpo, nunca castigar a mi cuerpo)

 

  • Aprovecho el momento para hacer visualizaciones positivas sobre mi objetivo.

 

  • Aprovecho para escuchar mi música favorita.

 

  • Aumenta mi felicidad.

 

Como podéis ver, todos estos pensamientos son positivos. Así que lo que hago es proponerles que a partir de ahora cuando piensen en el ejercicio y surjan pensamientos negativos, sean conscientes y los frenen, puesto que ya los reconocen. Y que seguidamente, piensen en dos o tres de los pensamientos positivos que hemos puesto en la lista.

 

Siento si me he enrollado un poco, pero me parece un ejercicio muy útil y que trabajándolo funciona. Quizá os ayude a alguien el ver cómo plantearse un cambio de hábitos de forma positiva, puede cambiar totalmente la percepción que tenemos de los mismos.

Si os gustan estos temas, comentarme y puedo hacer más post sobre motivación, sobre cómo establecer objetivos, ejercicios de visualización… Tengo muchos temas que me gustaría compartir, pero los días vuelan y a veces se me amontona todo un poco y me despisto por aquí…

 

Un abrazo!

 

Es muy difícil crear un hábito si no existe una actitud positiva hacia ese hábito que queremos crear

zumo de naranja natural, es fruta, es sano… ¿o no?

     Una amiga me envía la foto de su desayuno y me pregunta que qué opino de él. A primera vista vereis que os va a parecer un desayuno súper saludable y equilibrado: zumo de naranja casero natural, té matcha con leche, dos tostadas integrales con tomate en rodajas, AOVE y dos lonchas de pechuga de pavo.  Pero lo cierto es que a pesar de creer estar haciendo elecciones muy saludables por su parte, alguna de estas elecciones no lo son tanto. Así que le pregunté:

– Con cuántas naranjas te has hecho ese zumo?

– … con 3 naranjas

– ¿Podrías comerte para desayunar esas tres naranjas enteras, además del café con leche y las dos tostadas con tomate en rodajas y con tres lonchas de pavo con aceite de oliva que desayunas?

– Ummm… me llenaría antes, creo. Supongo que con una naranja sería suficiente para mí.

 

 Tomar zumos naturales no es igual a tomar fruta

      Al exprimir las naranjas para hacer un zumo, estás desechando la matriz de la fruta (donde está la fibra y otros elementos muy beneficiosos) para quedarte básicamente con agua, azúcar y también las vitaminas.

      El azúcar que estás ingiriendo por tanto es el equivalente al azúcar de 3-4 naranjas, que sin ir acompañada de su fibra, actúa a nivel metabólico como azúcar libre (el mismo efecto que si desayunarás un refresco azucarado o un vaso de agua con azúcar todos los días).

     El azúcar libre de 3 naranjas se absorbe muy rápido y si no se utiliza enseguida como energía, se almacena en forma de grasa.

     La evidencia científica asocia en distintos estudios, sobrepeso, obesidad, ganancia de peso y mayor facilidad para la formación de caries con el hábito de consumo de zumos naturales de forma habitual.

Tomar zumos de frutas naturales no es igual a tomar fruta.

    Así que si te apetece tomar fruta en el desayuno, siempre será mejor opción cambiar el zumo de naranja por una pieza de fruta, pero entera. Y los zumos, para momentos puntuales.

 

Compartí este post por Instagram, pero lo dejo por aquí también. Espero que os sirva, ¡un saludo!

 

 

 

 

pumpkin bread

Hoy os dejo la receta de un bizcocho de calabaza delicioso, nutritivo y sano, que si os animáis a probarla, ¡estoy segura que os va a encantar!.

Cuando te gusta comer de la forma más natural posible como en mi caso, y quiero preparar algo, ojeo varias recetas y cojo de unas una cosa, de otra otra idea… Y así, al final hago mis propias recetas adaptadas a mi gusto, sustituyendo ingredientes por otros alimentos más saludables, cambiando cantidades o usando lo que tengo en casa y quiero gastar. Claro que esto no siempre sale bien a la primera, pero cuando sale… OMG.

Hay un sin fin de recetas de bizcocho de calabaza, pero es muy interesante intentar adaptar esta o cualquier receta que hagas a tu gusto. Al valorar y elegir los ingredientes que usas, la cantidad que pones de una cosa o de otra… estás haciendo elecciones, por lo que estás siendo más consciente de tu alimentación, y esto es mucho mejor que depender de una receta para cocinar al pie de la letra sin pensar si podrías hacerla más saludable, o simplemente, más adaptada a tu paladar.

Por ejemplo, cuando hago recetas “dulces” nunca uso azúcar ni edulcorantes, aunque me inspire en recetas que si los llevan. Utilizo plátanos madurísimos, dátiles medjool, canela u orejones de melocotón (de los grandes jugosos) que sirven para endulzar de forma natural este tipo de preparaciones.

 

LA RECETA
  • 200 gr. de calabaza pelada y cortada a dados (la calabaza tiene que estar en su punto)
  • 4 huevos camperos medianos
  • 120 gr. de de harina integral de espelta (puede hacerse también con copos de avena)
  • 3 dátiles medjool. Es importante que sean esta variedad, porque son además de grandes y tiernos, extremadamente dulces y jugosos.
  • 1 cucharada de canela ceylan
PREPARACIÓN:
  1. Triturar la calabaza con un robot de cocina. Reservar.
  2. Si utilizas copos de avena, triturarlos hasta obtener textura harina.
  3. Deshuesar los dátiles.
  4. Añadir todos los ingredientes en el vaso y triturarlo hasta obtener una mezcla homogénea.
  5. Verter en un molde de silicona e introducir en el horno previamente precalentado a 180º durante 45-50 min. Probar pinchando con un palito que sale seco.
  6. Dejar enfriar y desmoldar.

 

Como veis, más natural y sencillo no puede ser. El resultado es una textura tipo pan húmedo que seguro que admite más cositas como unas nueces, por ejemplo… así que seguiremos inventando. ¡O darme ideas! ;)

 

Espero que os haya gustado, ¡hasta el próximo post!

 

 

 

 

tortilla de kale

Hoy os dejo una receta por aquí, que he pensado que de tan sencilla, igual no merezca la pena… pero bueno que sí, ¡que está deliciosa!. Para los que os cuesta comer toda la verdura necesaria para llevar una dieta equilibrada, los revueltos y las tortillas son una buenísima forma de engañar un poco al paladar o si os encanta, una forma más para disfrutarla. La cantidad diaria recomendada de vegetales es de entre 200-300 gr. en comidas y cenas, y lo óptimo es tomar parte de estas crudas.

Ayer comentaba por qué es tan importante consumir vegetales de hoja verde. Son alimentos llenos de nutrientes, vitaminas y minerales, mucha fibra y ácido fólico. También contienen aminoácidos (precusores de proteínas), fitoquímicos proactivos… y estás tomando alimentos frescos y naturales (materia prima).  Cuanto más verde oscuro sea el color de sus hojas, mayor concentración de nutrientes beneficiosos para el sistema digestivo e inmunológico. En definitiva, imprescindibles en una dieta saludable.

El otoño-invierno es temporada de brócoli, col kale, acelgas, espinacas, coles, endivias, escarola…

Esta vez ha tocado kale, pero esta receta se podría hacer con cualquiera otra. El kale se ha puesto en los últimos años muy de moda por considerarse un “superalimento” por el gran aporte de hierro, calcio y sus propiedades antioxidantes concentradas en una pequeña cantidad, y claro, porque es bajo en calorías.

Ingredientes:

150-200 gr de col rizada (kale) pesado en crudo

6 huevos camperos

1 diente de ajo

1 cucharada de AOVE

Sal y pimienta

 

  1. Lavar y trocear el kale. Esta vez he utilizado kale envasado que venden ya lavado y troceado. Trae exáctamente 200 gr.
  2. Cocer con una pizca de sal (olla express 3-4 min)
  3. Escurrir (tip: reservar el agua de la cocción para usar en cualquier otro guiso, la puedes incluso congelar. La del kale es muy gustosa)
  4. Rehogar 2-3 min el kale en una sartén junto con un diente de ajo y una cucharada de AVOE.
  5. Batir los huevos en un bol aparte y añadir el kale rehogado y un toque de pimienta.
  6. Hacer la tortilla.
Cocer el kale con una pizca de sal
Rehogar el kale con 1 cda de AOVE, batir los huevos y mezclar
¡Jugosísima, rica y saludable!

 

 

alimentación consciente

 

Una alimentación saludable, comienza por una alimentación consciente. Esto significa comer sin dietas, comer mejor, fijarnos en los nutrientes y en la calidad de los alimentos que comemos, y dejar de elegir productos procesados (también esos que nos han hecho creer que son sanos) y de mirar las kcal, para comer comida real y llenar la despensa de materias primas.

Comer conscientemente es tener una relación sana con la comida, y eso te llevará a tenerla también contigo y con tu cuerpo. Aunque muchos comiencen a cambiar hábitos en su alimentación motivados por bajar peso, o verse mejor, no es un método para adelgazar. Para mí es un estilo de vida. Evidentemente, si en tu dieta abundan los productos procesados, harinas refinadas, alimentos azucarados, y retiras todo esto de tu despensa para llenarla de frutas, verduras, cereales integrales, frutos secos… está claro que perderás peso, porque estarás comiendo mejor. Pero no tiene que significar perder peso a priori.

De hecho, personas que llevan una alimentación saludable pueden engordar. Ayer me mandaron un mensaje por IG a consecuencia de una foto que publiqué de unas tostadas con mantequilla de cacahuete, en el que una chica me decía que ella no podía comer eso porque la mantequilla “engorda” y ella quiere perder peso. En efecto, es un alimento graso rico en grasas monoinsaturadas, pero una alimentación equilibrada, incluso las dietas de adelgazamiento, necesitan grasas, y este alimento puede estar en ellas perfectamente. Lo que le dije es que es un alimento natural, muy nutritivo, energético y muy saciante. Pero no todos estamos en el punto de poder entender esto aún. Es un proceso de transformación y de eliminar muchos falsos mitos e ideas que nos han ido metiendo a lo largo de los años en la cabeza. 

Cuando comes bien, te sientes bien. Cuando eliminas de tu dieta alimentos insanos, te sientes bien. Punto. Tu lo notas, tienes más energía, saboreas de otra forma los alimentos, estás de mejor humor, tu cuerpo se equilibra, tu apetito también, desaparece la ansiedad, no hay atracones, no hay sensación de culpa.

Curry de garbanzos

 

Os voy a dar la primera clave que hace que todo funcione y que tanto la uso hablando de ejercicio y entrenamiento:

MOTIVACIÓN

Para empezar a llevar una alimentación consciente necesitas tener claro que lo vas a hacer porque realmente quieres hacerlo. Saber por qué lo estás haciendo es fundamental para comprometerte con un cambio. Entender que hay alimentos buenos y alimentos malos, clasificados por su calidad y por la calidad de los nutrientes que te aportan y no por las kcal y el porcentaje de grasa.

Entender que para mejorar tu salud hay que comer más alimentos buenos y evitar los malos, que al fin y al cabo, son todos lo alimentos procesados, todos. Los enmascarados como light, bajos en grasas, desnatados, también.

Porque al principio tendrás que nadar a contracorriente de lo que hacen y comen la mayoría de personas de tu entorno, habrá días que no puedas cumplir con tu objetivo y no pasará nada, porque estarás motivado para continuar al día siguiente sin sentimiento de culpa.

¿Preparado/a para comenzar? ¿Motivado/a para seguir?

En próximos post os daré más claves y consejos para continuar con un cambio hacia una vida más sana y feliz.

¡Feliz semana!

 

porridge con cacao y frutos de otoño

 

Aunque ya había hablado del porridge en este post no he podido evitar volver a pensar ¡madre mía que cosa más rica!, cuando he hecho estos días los primeros de la temporada. Ha sido sentir de nuevo el frío mañanero durante esta semana que he pasado en La Rioja, y apetecerme la versión calentita de los copos de avena y fruta para desayunar. Creo que podría desayunar esto todos los días… Además de rico, sus propiedades nutricionales lo hacen una comida súper saciante, saludable y nutritiva.

 

La forma de hacerlo es muy sencilla, te explico cómo lo hago para que si quieres lo pruebes si es que no lo has hecho todavía:

4 cucharadas soperas de copos de avena. Hay copos especiales para porridge que son muy finos y consigues una textura más suave, pero puedes utilizar cualquiera. A mí me gustan los copos algo más gruesos, que se hinchan un poco y queda una textura increíble.

1 vaso grande de leche o de una bebida vegetal.

Cacao crudo en polvo, canela. (opcional)

– Toppings: almendras, pera madura, arándanos, frambuesas, plátanos…

 

1- Calentar la bebida hasta casi el punto que empieza a hervir. Puedes hacerlo en microondas o en un cazo. Yo utilizo un cazo porque me resulta más cómodo para removerlo con una cuchara mientras la avena se ablanda.

2- Añades los copos de avena, una cucharadita de cacao en polvo y canela al gusto, y lo dejas reposar unos 10 minutos dándole vueltas con una cuchara de vez en cuando.

3- Mientras, aprovechas para pelar y cortar la fruta. Añades el porridge cuando esté listo en un bol, colocas la fruta, los frutos secos por encima y ¡listo!

 

 

La imaginación no tiene límites. Yo he utilizado estos días frutos de temporada aprovechando que estoy en casa y tengo muchas cositas a mano. Qué delicia. Espero que os haya gustado la idea para las mañanas de frío que están por llegar…

¡Hasta el próximo post!

 

rutina de core

A veces las condiciones no son las mejores para practicar yoga en casa, y eso que los peques ya están más que acostumbrados a mi esterilla desenrrollada y a seguir con sus cosas mientras yo practico. Pero hay días que si no me acompaña la conciencia plena prefiero no practicar yoga y aprovechar para practicar sobre alguna postura concreta o hacer algún ejercicio de fortalecimiento. Aunque sean sólo 20 ó 30 minutos.

Os dejo unos ejercicios de fortalecimiento de core que me gusta hacer en esos momentos porque me resultan muy sencillos, ya que no necesito mucho y los hago sobre el mat, y me vienen muy bien para mejorar la fuerza y la estabiliad para la práctica. Que no te engañen ¡porque queman!. Como ya sabréis, un core tonificado significa tener un abdomen fuerte y más definido, y prevenir problemas de espalda.

En el vídeo aparecen algunos ejercicios con la velocidad aumentada. Mi consejo es que fluyais con vuestra respiración y disfrutéis de cada movimiento, y sobre todo, fundamental mantener en todo momento el abdomen súper activado. Está grabado en mi rincón preferido de la viña de mi padre, he aprovechado estos días en casa para rodearme de lo que más me gusta ;)

Si os gustarían más vídeos de este estilo, podéis dejarme sugerencias en los comentarios,

 

¡Hasta el próximo post!

pudding de chía básico

 

 

A estas alturas ya casi todos sabemos que introduciendo semillas en nuestra dieta aportamos valiosos nutrientes a nuestra alimentación. Es el caso también de las semillas de chia que contienen entre otros, proteínas, Omega-3 y fibra soluble.

Pero lo que quizá no es tan común saber es que para aprovecharnos de sus propiedades, las semillas hay que tomarlas molidas o remojadas, ya que de lo contrario sus nutrientes no pueden ser aprovechados por nuestro organismo, y se pasean por nuestro aparato digestivo hasta salir igual que entraron ;)

Este post está orientado para aquellos que como yo hace muchos años, estáis comenzando a realizar cambios conscientes en su alimentación hacia una alimentación más saludable, y estáis introduciendo nuevos alimentos saludables y reales, no sabéis muy bien que hacer con ellos. Todos los que estáis haciendo un esfuerzo en cambiar vuestros hábitos hacia otros mejores ¡me caéis muy bien!

Os voy a enseñar una forma de tener la base del pudding (chía + medio líquido) siempre hecha, como me la hago yo cada semana, y a dar algunos consejos sobre la proporción adecuada de semillas, sobre qué tipo de bebida utilizar, como conservarlo etc.

La finalidad de todo esto, es que veáis lo fácil que es tener listos alimentos nutritivos, sanos y reales, para tomar en el momento que queráis.

INGREDIENTES.

La cantidad para lograr una textura de pudding es la siguiente:

3 CUCHARADAS SOPERAS DE SEMILLAS DE CHIA

1 TAZA DE BEBIDA VEGETAL, ZUMO, YOGUR….

CANELA EN POLVO (OPCIONAL)

  • Tapar en un recipiente hermético y agitar. Pasados 10 min volver a agitar, y en caso de que se hayan pegado semillas en las paredes del tarro, removerlas con una cuchara.
  • Conservar en el frigorífico.
  • En 12 h tienes tu pudding listo. Remueve con una cuchara. Verás que tiene una textura tipo gel. En caso de que lo prefieras menos denso, puedes añadirle un poquito más de la bebida que hayas elegido.
  • Aguanta 4-5 diás en el frigorífico. Así que es perfecto para hacerte un tarro para toda la semana. Yo mehago dos veces esa medida (así que echo 6 cucharadas/2 tazas líquido) para tener para varias veces.
  • Qué bebida utilizar. Puedes usar yogur, leche, zumo o cualquier bebida vegetal. Si es la primera vez que las pruebas, te recomiendo que lo hagas con leche de almendras o de avena, o con yogur. El resultado es más dulzón que otras bebidas vegetales, como la soja por ejemplo. Y si no estás acostumbrado a sabores sin edulcorar, sin aditivos (sabores reales) tu paladar lo aceptará mejor. Puedes usar también canela o vainilla en polvo para hacerlo más gustoso.
  • Toppings. Frutas, frutos secos, semillas molidas, copos de avena, cacao en polvo… Lo que se te ocurra y te apetezca. Para las primeras veces, también te recomiendo por lo mismo que antes, que elijas frutas más dulces como el plátano por ejemplo, o incluso, si lo necesitas al principio uses un poquito de miel cruda.
  • Cómo tomarlo. Sólo, el pudding tal cual está muy rico. O añadiendo por ejemplo fruta, copos de avena y frutos secos para hacer un bol contundente. El pudding es perfecto para desayunos, para hacer un snack saludable de media mañana o de tarde, y también como postre.

Muchas personas que estais tratando de sustituir alimentos poco saludables por otros que si lo son, (yogures edulcorados por yogur natural, o por este pudding por ejemplo), os puede costar adaptaros a los sabores naturales de los alimentos a los que no se les ha añadido azúcar ni otros aditivos. Sentís rechazo porque no os producen placer tomarlos, ya que el paladar está acostumbrado a unos niveles de dulzor altísimos. Para esto, lo mejor es tomárselo con calma e ir poco a poco.

Con el pudding de chía notarás que te sentirás saciado durante horas, que es ligero y que te aporta energía durante horas. Y bueno, si tienes problemas, te ayudará a regular tus visitas al wc (tomándolo regularmente, no falla). Y lo mejor es que es una delicia de textura y sabor. Os dejo un vídeo dónde explico cómo prepararlo. Espero que os haya gustado y sido de ayuda.

¡Hasta el próximo post!

 

#vueltaalcolesaludable

Durante estas últimas semanas del mes de la vuelta al cole, he estado compartiendo a través de las historias de IG lo que se ha llevado cada día Martina (6 años) al cole, para esa paradilla con desayuno que hacen a media mañana.

Preparar ese snack cada día, puede ser tan sencillo como coger un paquete de galletas, un batido, o un brick de zumo, un bollito o cualquier otro alimento ultraprocesado, o puede ser tan sencillo como meterles en la mochila alimentos reales, sanos y nutritivos.

 

Pero lo cierto es, que cada vez más padres eligen estos productos, totalmente insanos, pensando que son el desayuno ideal para ellos. Están perfectamente pensados para que a los niños les guste y los pidan. Y son promocionados en unas súper campañas bajo el lema de “la merienda ideal para la vuelta al cole”, así que por otro lado, no es de extrañar.

Y no deberíamos caer en la pasividad e indiferencia ante este bombardeo de productos ultraprocesados llenos de azúcares, grasas hidrogenadas y aditivos, y dejar que otros decidan lo que es la merienda ideal de nuestros hijos. YO NO. En un país en el que la obesidad infantil afecta a 1 de cada 3 niños y que ya ha superado las tasas de obesidad infantil en EEUU, no. No podemos dejar que nos parezca normal que este tipo de productos sea lo que saquen las madres del bolso para dárselo a sus hijos cada día.

 

Bueno, y fue porque estoy muy concienciada con estos temas, por lo que comencé a compartir lo que le preparo a Martina cada mañana. Para mostrar que es fácil hacer snacks saludables y a la vez, dar ideas.

      Los desayunos, los snacks de media mañana y las meriendas son las comidas del día más susceptibles de que los niños tomen alimentos ultraprocesados. Pero hay una alternativa maravillosa, de alimentos frescos, naturales y nutritivos para los más peques. Y creo que es el momento ideal para que los niños tomen fruta.

 

 

 

    Idear snacks ricos y sanos, y que no sea una odisea es sencillo, coge ideas:

  • Planificación. Planifica antes de comenzar la semana lo que se llevará tu hijo al cole. Si quieres ponerle fruta, tendrás que comprarla antes. Parece obvio, pero la planificación evitará que tengas que improvisar con las prisas de las mañanas. Es importante que si se queda al comedor escolar, tengas en cuenta que comen ese día para no repetir por ejemplo la misma fruta, o el lácteo. No pasa nada porque tomen dos plátanos en un mismo día, pero si lo sabes, mejor variar la fruta, ¿no?.
  • Hacerlo atractivo. No significa matarte la cabeza, ni ponerte a hacer brochetas, ni animalitos con la fruta a las 7 de la mañana. Basta con unos cuantos recipientes, tuppers o cubiertos de colores, para que cualquier cosa que metas en ellos les entre por los ojos.
  • Práctico. Si en algo han goleado los ultraprocesados es que lo ponen todo fácil: galletas empaquetadas de 4 en 4, bricks de “fruta” para apretar y chupar sin mancharse, paquetes de palitos para untar en crema de queso… Deja las opciones algo más “aparatosas” para comer en casa y que se lleven al cole alimentos con los que se sientan bien comiéndolos ellos solitos.
  • No repitas lo mismo día tras día. Hay tantas opciones para hacer cada día un desayuno diferente, que no tiene sentido no aprovechar la oportunidad de dar una variedad de alimentos saludables a tu hijo.
  • Educa. Aprovecha la oportunidad para enseñarle lo que le has puesto cada mañana. Explícale que los frutos secos dan energía sana y que es lo que toma Nadal antes de jugar los partidos. Que la fruta fresca es mucho mejor que un zumo… Son tan influenciables, que tenemos que aprovechar nuestra capacidad de incidir sobre ellos. Les estaremos regalando unos hábitos de alimentación que les durarán toda su vida.
  • Da ejemplo con tu propia alimentación ¡Y ponle amor! ¡Que eso se nota!

 

Y ya para terminar, os dejo unas combinaciones que resultan muy ricas con las que hacer todos los desayunos que seais capaces de imaginar:

  • Fruta de temporada
  • Fruta + queso fresco
  • Fruta + frutos secos 
  • Fruta + tostada integral
  • Macedonia de frutas
  • Chocolate negro 85% + fruta, frutos secos o tostada integral
  • Compota de fruta natural sin azúcar con yogur (natural), o con queso fresco
  • Queso fresco + frutos secos, o fruta seca o tostadas integrales
  • Yogur natural + fruta o fruta seca, o frutos secos
  • Pan integral + crema de cacahuete, o AOVE (aceite de oliva virgen extra), o queso fresco
  • Galletas caseras
  • Bizcochos caseros
  • Leche natural en brick

 

 

Seguro que se os ocurren muchas más. ¡Os dejo las fotos que he ido publicando! Espero que os haya gustado el post y servido para coger ideas, y lo que es más importante, para ser un poquito más conscientes de la importancia de elegir alimentos saludables para los peques. Si quieres ver más sobre este estilo de temas, te animo a seguirme en IG.

 

¡Hasta el próximo post!

 

 

 

 

 

IMG_6171