pumpkin bread

Hoy os dejo la receta de un bizcocho de calabaza delicioso, nutritivo y sano, que si os animáis a probarla, ¡estoy segura que os va a encantar!.

Cuando te gusta comer de la forma más natural posible como en mi caso, y quiero preparar algo, ojeo varias recetas y cojo de unas una cosa, de otra otra idea… Y así, al final hago mis propias recetas adaptadas a mi gusto, sustituyendo ingredientes por otros alimentos más saludables, cambiando cantidades o usando lo que tengo en casa y quiero gastar. Claro que esto no siempre sale bien a la primera, pero cuando sale… OMG.

Hay un sin fin de recetas de bizcocho de calabaza, pero es muy interesante intentar adaptar esta o cualquier receta que hagas a tu gusto. Al valorar y elegir los ingredientes que usas, la cantidad que pones de una cosa o de otra… estás haciendo elecciones, por lo que estás siendo más consciente de tu alimentación, y esto es mucho mejor que depender de una receta para cocinar al pie de la letra sin pensar si podrías hacerla más saludable, o simplemente, más adaptada a tu paladar.

Por ejemplo, cuando hago recetas “dulces” nunca uso azúcar ni edulcorantes, aunque me inspire en recetas que si los llevan. Utilizo plátanos madurísimos, dátiles medjool, canela u orejones de melocotón (de los grandes jugosos) que sirven para endulzar de forma natural este tipo de preparaciones.

 

LA RECETA
  • 200 gr. de calabaza pelada y cortada a dados (la calabaza tiene que estar en su punto)
  • 4 huevos camperos medianos
  • 120 gr. de de harina integral de espelta (puede hacerse también con copos de avena)
  • 3 dátiles medjool. Es importante que sean esta variedad, porque son además de grandes y tiernos, extremadamente dulces y jugosos.
  • 1 cucharada de canela ceylan
PREPARACIÓN:
  1. Triturar la calabaza con un robot de cocina. Reservar.
  2. Si utilizas copos de avena, triturarlos hasta obtener textura harina.
  3. Deshuesar los dátiles.
  4. Añadir todos los ingredientes en el vaso y triturarlo hasta obtener una mezcla homogénea.
  5. Verter en un molde de silicona e introducir en el horno previamente precalentado a 180º durante 45-50 min. Probar pinchando con un palito que sale seco.
  6. Dejar enfriar y desmoldar.

 

Como veis, más natural y sencillo no puede ser. El resultado es una textura tipo pan húmedo que seguro que admite más cositas como unas nueces, por ejemplo… así que seguiremos inventando. ¡O darme ideas! ;)

 

Espero que os haya gustado, ¡hasta el próximo post!

 

 

 

 

  • lorena (02/11/2017)

    hola,

    la receta no lleva ni levadura ni bicarbonato??

    • my dear body (05/11/2017)

      ¡Hola Lorena! gracias por leer el post y escribir. No, no lleva. Por eso el resultado es más como un pan jugoso, no es un bizcocho a los que solemos estar más acostumbrados que son más esponjosos. Suelo intentar recetas que puedan hacerse sin utilizar nada más que ingredientes naturales. Pero si lo adaptas a tu gusto, con levadura también te saldrá riquísimo seguro! Gracias y ¡un saludo!

DEJA TU COMENTARIO

Tu email no será publicado o visible.

También Te Puede Interesar

Aquí puedes encontrar posts relacionados con los que has leído recientemente.