alimentación consciente

 

Una alimentación saludable, comienza por una alimentación consciente. Esto significa comer sin dietas, comer mejor, fijarnos en los nutrientes y en la calidad de los alimentos que comemos, y dejar de elegir productos procesados (también esos que nos han hecho creer que son sanos) y de mirar las kcal, para comer comida real y llenar la despensa de materias primas.

Comer conscientemente es tener una relación sana con la comida, y eso te llevará a tenerla también contigo y con tu cuerpo. Aunque muchos comiencen a cambiar hábitos en su alimentación motivados por bajar peso, o verse mejor, no es un método para adelgazar. Para mí es un estilo de vida. Evidentemente, si en tu dieta abundan los productos procesados, harinas refinadas, alimentos azucarados, y retiras todo esto de tu despensa para llenarla de frutas, verduras, cereales integrales, frutos secos… está claro que perderás peso, porque estarás comiendo mejor. Pero no tiene que significar perder peso a priori.

De hecho, personas que llevan una alimentación saludable pueden engordar. Ayer me mandaron un mensaje por IG a consecuencia de una foto que publiqué de unas tostadas con mantequilla de cacahuete, en el que una chica me decía que ella no podía comer eso porque la mantequilla “engorda” y ella quiere perder peso. En efecto, es un alimento graso rico en grasas monoinsaturadas, pero una alimentación equilibrada, incluso las dietas de adelgazamiento, necesitan grasas, y este alimento puede estar en ellas perfectamente. Lo que le dije es que es un alimento natural, muy nutritivo, energético y muy saciante. Pero no todos estamos en el punto de poder entender esto aún. Es un proceso de transformación y de eliminar muchos falsos mitos e ideas que nos han ido metiendo a lo largo de los años en la cabeza. 

Cuando comes bien, te sientes bien. Cuando eliminas de tu dieta alimentos insanos, te sientes bien. Punto. Tu lo notas, tienes más energía, saboreas de otra forma los alimentos, estás de mejor humor, tu cuerpo se equilibra, tu apetito también, desaparece la ansiedad, no hay atracones, no hay sensación de culpa.

Curry de garbanzos

 

Os voy a dar la primera clave que hace que todo funcione y que tanto la uso hablando de ejercicio y entrenamiento:

MOTIVACIÓN

Para empezar a llevar una alimentación consciente necesitas tener claro que lo vas a hacer porque realmente quieres hacerlo. Saber por qué lo estás haciendo es fundamental para comprometerte con un cambio. Entender que hay alimentos buenos y alimentos malos, clasificados por su calidad y por la calidad de los nutrientes que te aportan y no por las kcal y el porcentaje de grasa.

Entender que para mejorar tu salud hay que comer más alimentos buenos y evitar los malos, que al fin y al cabo, son todos lo alimentos procesados, todos. Los enmascarados como light, bajos en grasas, desnatados, también.

Porque al principio tendrás que nadar a contracorriente de lo que hacen y comen la mayoría de personas de tu entorno, habrá días que no puedas cumplir con tu objetivo y no pasará nada, porque estarás motivado para continuar al día siguiente sin sentimiento de culpa.

¿Preparado/a para comenzar? ¿Motivado/a para seguir?

En próximos post os daré más claves y consejos para continuar con un cambio hacia una vida más sana y feliz.

¡Feliz semana!

 

  • Pilar (22/10/2017)

    A por ello!!

    • my dear body (23/10/2017)

      Claro que sí, ¡vamos alla!

  • Inma (22/10/2017)

    Deseando seguir leyendo el próximo post

    • my dear body (23/10/2017)

      ¡Muchas gracias Inma! ¡Me alegro de que te haya gustado!

  • Rebeca (01/11/2017)

    La calabaza y la fruta son comidas reales. Como básicamente verduras, cero dulce y productos procesados y me empiezan a engordar

DEJA TU COMENTARIO

Tu email no será publicado o visible.

También Te Puede Interesar

Aquí puedes encontrar posts relacionados con los que has leído recientemente.