yoga durante el embarazo

    ¡Hola! Arrancamos año con nuevos objetivos y fechas marcadas en rojo. Tengo muchas cosas en mente que me gustaría hacer y algún que otro proyecto en marcha… pero lo cierto es que a las embarazadas nos ponen un contador programado a 40 semanas, con el que yo me siento como en el juego de la patata caliente a punto de explotar conforme se acerca el día “D”, D de que parece que se va a detener el mundo… Y sí que es verdad que casi dejas de planear nada más allá de la fecha del parto, así que mi objetivo saludable para este principio de año es llegar en las mejores condiciones a ese día, y luego ya retomaremos poco a poco la normalidad.

   Hoy os voy a hablar del yoga durante el embarazo y de lo que me ha aportado su práctica durante estos meses. Tengo que decir que no asisto a clases, empecé a practicar yoga hace más o menos un año y es algo que me gusta cada día más. Sigo en Instagram a varias yoguis de las que voy aprendiendo poco a poco y a base de práctica, a la vez que trato de aplicar mis propios conocimientos. El yoga es un ejercicio perfecto y adecuado para todo el embarazo porque no requiere un gran esfuerzo físico, pero si estás pensando en probar el yoga prenatal, te aconsejo que te pongas en manos de profesionales preparados.

yoga prenatal

   Practicando yoga he encontrado una amplia variedad de ejercicios, posturas y estiramientos con las que trabajar muchos aspectos beneficiosos para el cuerpo durante estos meses. ¿Quieres conocer más profundamente estos beneficios?

  • Primero, la relajación. La práctica de yoga se suele acompañar de música relajante o si no por lo menos, se busca un ambiente tranquilo en el que resulta más fácil desconectar de tus pensamientos y de todo lo que nos rodea y conectar con lo que está sucediendo dentro de tí. Aprender a relajarse ayuda a calmar la ansiedad y esto es muy útil para saber manejar momentos en los que estamos más alteradas o sufrimos insomnio, lo que es frecuente sobre todo al final del embarazo.
  • Unido a lo anterior, mejoras el control de la respiración. Las respiraciones profundas realizadas durante la práctica del yoga unidas a la relajación, pueden extrapolarse al momento de las contracciones previas al parto. Si aprendes a adoptar una posición más cómoda, a respirar profundo y a relajarte en vez de perder el control y luchar contra las contracciones, llevarás mejor el dolor y ayudarás a que el parto avance mejor.
  • Aumenta la oxigenación de la sangre. En el yoga prenatal se hace hincapié en posturas que ayudan a expandir el diafragma que se encuentra desplazado y limitado por el tamaño del útero. Aprendes posiciones en las que favorecer esta apertura aumentando el aporte de oxígeno a la sangre, y por lo tanto el aporte de oxígeno al bebé.
  • Con la práctica de yoga sentirás alivio de las tensiones musculares, lumbalgias y calambres. Mediante diferentes posturas se corrigen y relajan posiciones alteradas durante el embarazo.
  • Sí, el yoga cansa. La realización y el mantenimiento de posturas y estiramientos requieren de control corporal, por lo que es un buen trabajo de tonificación muscular y de la musculatura profunda (la estabilizadora).
  • Mejora la elasticidad de ligamentos y tendones. Esto es sobre todo muy interesante en las posturas que inciden sobre la zona pélvica y el periné, ayudando a preparar mejor estas estructuras para el momento del parto.
  • Su práctica genera bienestar. Y eso es lo que buscamos en definitiva, encontrarnos mejor con nuestro cuerpo y nuestro embarazo.

embarazo

 

    Ya ves que tienes motivos suficientes para animarte si estás pensando en probarlo, verás como te sientes bien y te ayuda a llevar mejor tu embarazo. Espero que te haya gustado el post. Gracias por estar ahí y duro con los nuevos propósitos! ¿Quizá esté el yoga entre uno de ellos?…

M O R N I N G S   #breakfast #buenosdias #slowmode

DEJA TU COMENTARIO

Tu email no será publicado o visible.

También Te Puede Interesar

Aquí puedes encontrar posts relacionados con los que has leído recientemente.