UN EMBARAZO SIN HUELLAS

cremas antiestrias

   Un tema estético que nos preocupa a todas las embarazadas, es la temible aparición de estrías en la piel durante estos meses. Hay tres zonas clave que son objetivo de estas marcas: el pecho, el abdomen y la zona de caderas, las partes del cuerpo donde nuestra piel sufre un mayor estiramiento en menor tiempo por el aumento rápido de volumen y la pérdida del mismo tras el parto.

  Pero, ¿podemos ser más o menos propensos a la aparición de estas marcas? La respuesta es que sí. Las estrías se producen por rasgamientos en las fibras de colágeno y elastina, que al no ser capaces de cubrir el aumento de la demanda ante un estiramiento tan rápido de la piel, se rompen. Así que son roturas reales de la piel, cicatrices que en su mayoría no desaparecen. Hay personas más propensas que otras a tener estrías por factores genéticos, y el número de embarazos también cuenta, siendo más normal que aparezcan más estrías a partir de los segundos embarazos. Vaya, así que por lo que parece tengo bastantes papeletas..

   Aunque, a pesar de esto, hay algunas cosas que podemos hacer para prevenir su aparición si actuamos a tiempo y con constancia:

  • Controlar el aumento de peso durante el embarazo y su pérdida tras el parto. Cuanto menos brusco sea el aumento o menos kilos engordemos, mejor.
  • Realizar ejercicio para mantener nuestros músculos tonificados, ayuda a la producción de colágeno y previene la flaccidez de la piel.
  • Llevar una dieta saludable, rica en proteínas y vitaminas A, C y E.
  • Y por último, hidratarnos. Beber agua para hidratar la piel desde dentro y aportarle mayor elasticidad y aplicar cremas hidratantes para conservar su elasticidad natural.

 

ampolla

    Si utilizas tu crema hidratante habitual, la que venías usando antes de estar embarazada, está bien, y si crees que eres propensa o prefieres utilizar los productos específicos para prevenir las estrías y conservar la piel en buen estado, tienes una amplia variedad de aceites, ampollas, cremas y geles. La clave es aplicarla desde el principio del embarazo, y dos veces al día a partir del 6-7 mes que es cuando mayor estiramiento se comienza a producir, o siempre que la notes tirante. !Y también después del parto! Hasta dos o tres meses después conviene seguir aplicándolas hasta que la piel vuelva a su ser.

    Todos estos productos comparten propiedades que ayudan a mejorar el estado de la piel distendida, favorecen la elasticidad de sus fibras, la hidratan y la reafirman. Aplícalas dando un suave masaje hasta que se absorban y ¡piel lista!.

¡Toma nota! ¡Todos los cuidados son pocos para cuidar nuestro dear body durante estos meses!

Agradecer a @farmaciasanfrancisco su colaboración y asesoramiento para este post

DEJA TU COMENTARIO

Tu email no será publicado o visible.

También Te Puede Interesar

Aquí puedes encontrar posts relacionados con los que has leído recientemente.