REMEDIOS CASEROS, CALOR SECO & DIY

  ¿A quién no de vez en cuando le duele el cuello al final del día? Hay muchos momentos que notamos todo el estrés cargado en los hombros, que hemos hecho un mal gesto, o que hemos dormido en una mala postura y nos ha dejado una sensación de tirón horrible en la zona del cuello y hombros para todo el día. Muy frecuente, ¿a que sí?.

   Te voy a proponer un modo de aliviar ese dolor aplicándonos calor. El calor entre otras cosas produce una disminución de la sensación del dolor, una relajación de los tejidos y una mejoría cuando existe rigidez articular, así que estos efectos en contracturas, tortícolis y molestias de cuello y hombros en general nos van a venir muy bien.

    En casa podemos usar calor húmedo (mojando una toalla en agua caliente quitándole después el exceso de humedad, o poniendo la zona dolorida debajo del chorro caliente en la ducha por ejemplo), o podemos aplicarnos calor seco. Te voy a enseñar a hacer un saquito que conserva muy bien el calor y que se adapta mejor a la zona del cuello que las mantas eléctricas o las bolsas de agua caliente, es comodísimo y genera una sensación muy natural, relajante y placentera.

INSPIRACIÓN DIY: SAQUITO DE ARROZ  ALIVIADOLORES

Sólo necesitaremos un par de calcetines largos, un puñado de arroz y el microondas, es muy fácil:

DSC_0554~2

  • Llenamos el calcetín de arroz, hasta que quede un saquito del tamaño que queramos.
  • Lo doblamos y lo metemos dentro del otro calcetín.
  • Y lo introducimos en el microondas unos 20-30 segundos dependiendo de la potencia (cuidado al cogerlo por si nos hemos pasado de calentarlo).

share_tempory (4)      share_tempory (6)

share_tempory (5)

 

    Lo aplicamos adaptándolo en la zona de dolor durante 10-15 minutos, y a relajarse… relax relax! Lo puedes usar antes de darte alguna crema para masajear la zona, o antes de hacer algún estiramiento de cuello.

    ¡Así de fácil! Yo le he sacado mucho partido a este saquito para contracturas y molestias del cuello y también para calmar el dolor de alguna otitis. Recuerda no ponerlo más de 15 minutos, porque al igual que las mantas eléctricas y otros métodos, más tiempo podría causar edemas o quemaduras en la zona, y que tampoco es conveniente aplicarlo después de haberte dado alguna crema con efecto calor, porque se sumarían los efectos.

    La aplicación de calor no es un tratamiento en sí, pero es una ayuda que para casos de molestias puntuales y leves suele ser suficiente, ¿qué te parece, probarás a hacerlo algún día?

No se puede comentar.

También Te Puede Interesar

Aquí puedes encontrar posts relacionados con los que has leído recientemente.