SOBREVIVIR A LA NAVIDAD!

    Ya estamos metidos en faena! Comidas de empresa, de amigos, las propias de la Navidad y lo que vaya surgiendo por el camino… Pero antes de poner un paréntesis (desde hoy hasta el día 7 de enero todo vale – ya después veo como soluciono destrozos) hay que pensar que encontrar el equilibrio en estas fechas es posible! Ya veréis que esto es mejor que plantarnos en año nuevo con esa sensación de empacho, resaca y atasco en el cuerpo, que además de poder provocarnos malestar y trastornos digestivos durante estos días, harán que malgastemos los primeros buenos propósitos del año en un intento desesperado de volver a encontrarnos como antes!

    La Navidad está para disfrutarla, no son semanas para intentar perder peso, ni privarse de nada, pero quien esté interesado en mantenerse que sepa que es posible! Y si simplemente te gusta cuidarte y sentirte bien para sacar el máximo provecho a estos días, te voy a dar tres claves que harán que te plantes después de las Navidades como si aquí no hubiera pasado nada! Come de todo sin pasarte con las cantidades, trata de hacer un poco de ejercicio extra y compensa con una alimentación más saludable los días entre los que hagas excesos y los que no, para evitar indigestiones, sensación pesadez de estómago, ardor y algún kilo de más!

¿Las claves?  Moderación,  ejercicio y  compensación. Te explico como hacerlo!

  • Primero, invoquemos al autocontrol, evitemos pasarnos con la cantidad, el exceso de grasa y de azúcar. Podemos elegir platos más ligeros si hemos tomado muchos aperitivos por ejemplo, o acompañar los platos fuertes con guarniciones más suaves. Y aunque nosotros no preparemos el menú, lo que si podemos es elegir primeros platos menos pesados como caldos, cremas, ensaladas templadas o segundos más suaves como pavo y pescados al horno. De postre, hay opciones más digestivas como la piña o una infusión.
  •  Balance calórico. Es decir, los días que tengamos cena, tratar de hacer un desayuno y una comida más ligeros. Si es comida lo que toca, será la cena y el desayuno los que sean más suaves.  Al día siguiente te recomiendo hacer dieta que contenga alimentos con propiedades desintoxicantes, alcachofas, brócoli, calabacines, setas y vegetales de hojas verdes (escarola, lechuga, espinacas) y tomar caldos de verduras caseros. Y entre los días que tenemos celebración y los que no, comer de forma más saludable incluyendo alimentos antioxidantes (manzanas, zanahorias, tomates o naranjas) que ayudarán a nuestro organismo a reponerse más rápido.


Processed with Moldiv

  • Depuración, bebe agua, mucho agua para eliminar toxinas!  Infusiones depurativas (de té verde o de pomelo, como la de la foto, hirviendo 1/2 pomelo troceado en agua un par de minutos), otra buena idea, preparar caldo de verduras en abundancia y tenerlo reservado para estos días.
  • Y para compensar la gran cantidad de calorías extra, no hay nada mejor que el ejercicio. Muévete todos los días, aprovecha las vacaciones, y si las pasas fuera de casa, echa las zapatillas a la maleta y disfruta de paseos, de salir a correr o si tienes la suerte, de practicar algún deporte de invierno! Anima a alguien a “salir a pasear la comida” después de levantaros de la mesa, una buenísima costumbre que me recuerda mucho a mi pueblo que te ayudará a sentirte mejor!

     No te propongo nada imposible! Balance entre días, ejercicio y moderación. Tres claves que funcionan sin tener que renunciar a nada de todo lo bueno que tienen estas fechas! 

DEJA TU COMENTARIO

Tu email no será publicado o visible.

También Te Puede Interesar

Aquí puedes encontrar posts relacionados con los que has leído recientemente.