RETHINK YOUR DRINK

      Este es el cartel que nos recibía en la puerta de la clase de mi peque hace unos días, un título más que sugerente y efectivo ya que una vez más me vi pensando que algo estamos haciendo mal con la alimentación de nuestros hijos. ¿Se han convertido los zumos, bebidas lácteas, galletas de chocolate y demás dulces industriales en algo tan común de consumo casi diario, que se nos olvida que son nutricionalmente poco saludables? Al parecer sí.

    Nos lo ponen tan fácil, en paquetitos que nos echamos rápido al bolso y los sacamos a cualquier hora, bolsitas con varias galletas con sus personajes de dibujos, les encantan y siempre les apetece. Y esto es lo que está empezando cada vez más a menudo a sustituir los desayunos y las meriendas.

     Según la NAOS (Estrategia para la Nutrición, Actividad Física y Prevención de la Obesidad promovida desde el Ministerio de Sanidad y Consumo), 1 de cada 3 niños españoles de entre 3 y 10 años tiene exceso de peso para su edad, y el porcentaje de obesidad infantil en nuestro país comienza a equipararse al de Estados Unidos. Qué horror. Una infancia con sobrepeso tiene no solo consecuencias negativas en el desarrollo global del niño en esta etapa tan crucial, sino que además, según la AHA (Asociación Americana del Corazón), estos niños con exceso de peso presentan un mayor riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular e hipertensión en la edad adulta.

    La OMS reconoce que la PREVENCIÓN es la opción más viable para frenar la epidemia de obesidad infantil. Recomienda un mínimo de 60 minutos diarios de actividad física de intensidad moderada/vigorosa, adecuada para cada fase de desarrollo del niño y que conste de actividades diversas, además de unos hábitos alimenticios saludables.

     El papel de la familia es fundamental. Los errores más comunes y  frecuentes estos días son abusar de la alimentación procesada, el exceso de cantidad de comida, y ofrecer de manera casi diaria bebidas azucaradas y snacks que aportan gran cantidad de azúcares y grasas saturadas. Y aunque no se presente un exceso de peso en el niño, el ir alejándonos cada vez más de lo natural hacia alimentos procesados, muy calóricos y vacíos de nutrientes, empeora la calidad de su alimentación y por ende, condiciona su desarrollo y crecimiento.

   Además de todo esto, hay que pensar que los niños en estas etapas ya están adquiriendo unos hábitos alimenticios, por lo que es muy importante que estos hábitos estén ya orientados hacia una alimentación saludable.

¿Que podemos hacer para reconducir y mejorar sus hábitos?

  • Aumentar el consumo de frutas, hortalizas, cereales integrales y frutos secos en casa.
  • Disminuir la ingesta de bebidas azucaradas, comida procesada, grasas saturadas y sustituirlo por snacks saludables, el bocadillo de toda la vida, zumos naturales y fruta fresca. Lo que no tenemos en la despensa, no se come… Así que bueno sería no tener en casa estos productos y que por tanto su ingesta se limitara a momentos puntuales.
  • No premiar a los niños con chucherías o alimentos no saludables, ¿no sería mejor hacerlo llevándolos de excursión o a andar en bici juntos el fin de semana?
  • De la misma manera evitar que por norma general, acontecimientos como ir al cine, una quedada de amigos, etc., estén relacionados con una atracón sin control de chucherías, etc.
  • Proporcionar a los niños información básica de manera entendible sobre qué es bueno comer y qué no lo es tanto y por qué, aprovechando por ejemplo una visita al super… y conseguir además salir sin haberles comprado nada! También es muy importante enseñarles a manejar la publicidad que reciben de estos productos, realizando comentarios que les inciten a reflexionar.
  • Fomentar un estilo de vida saludable en casa, incluyendo en las actividades de la familia el ejercicio al aire libre y la actividad física.
  • Reducir el tiempo de inactividad de los niños, frente a la tele, con la tablet…
  • En la medida de lo posible, intentar ir al cole, a otras actividades sociales o hacer los trayectos cortos a pie o en bici.

 

     Desde la Fundación Alimentación Saludable, la Sociedad Española Dietética y Ciencias de la Alimentación (SEDCA), se confeccionó a principios de este año una guía on-line que proporciona consejos y herramientas didácticas para promover una alimentación saludable entre los niños, fomentando la realización de un desayuno y merienda saludable. Su título es Guía fácil para un desayuno y una merienda saludable y la puedes encontrar en el sitio www.naos.aesan.msssi.gob.es.

RETHINK. La OMS recomienda no superar los 25 gramos de azúcar al día/persona adulta, 5 cucharaditas de azúcar (incluidos los azúcares presentes en frutas y otros alimentos). Volviendo a la foto que encabeza este post, con tan sólo una de esas bebidas un niño casi sobrepasa el límite diario recomendado para un adulto.

actividad fisica

Enseñemosles a crecer sanos, felices y en movimiento!

 

DEJA TU COMENTARIO

Tu email no será publicado o visible.

También Te Puede Interesar

Aquí puedes encontrar posts relacionados con los que has leído recientemente.