…Y LLEGÓ EL FRÍO!

     Mira que no nos podemos quejar, que este año el buen tiempo y las temperaturas veraniegas se han estirado al máximo! Y por lo menos el final del verano, de las vacaciones y la vuelta a la rutina, no han venido de la mano de días grises y fríos… Así que podemos decir que el bajón anímico que se relaciona con la llegada del otoño este año quizás lo notemos más tarde.

    Es en esta época, en la que el cambio horario nos deja menos horas de luz al día, bajan las temperaturas y disminuye nuestra actividad de ocio y aumentan las horas que dedicamos al trabajo y deberes diarios, cuando sucede un estado de bajón anímico conocido como astenia o depresión otoñal. Algo transitorio, pero que nos puede afectar y hacer pasar unos días con sensación de cansancio infundado, desmotivación, sueño, apatía… todo cuesta arriba!

    Este proceso natural de respuesta del organismo al cambio de estación está relacionado con un desequilibrio entre la serotonina, un neurotransmisor que entre otras cosas regula nuestro estado de ánimo y nuestro apetito, y la melatonina, una hormona que regula el sueño y cuyas funciones se ven alteradas por  la disminución de las horas de luz.

   Y dado que nos puede afectar en mayor o menor medida, notar unos días un bajoncillo sin más o alargarse en otros casos,  ¿qué podemos hacer para reducir los síntomas?

1. Activarnos y movernos más, que el frío no te de pereza, camina ligerito, haz más ejercicio y si es al aire libre mucho mejor. Liberarás endorfinas, reducirás la sensación de estrés y de apatía… te encontrarás más animada y mejor contigo misma!

2. Lleva una dieta equilibrada, aumenta tu ingesta de alimentos ricos en vitaminas B y C y de fruta (naranja, kiwi, piña). Añade a tu dieta frutos secos y proteínas de alto valor biológico (como leche y derivados, huevos, carne de pollo) que contienen triptófano que es precusor de serotonina. Y además sería bueno evita abusar de alimentos con alto índice glucémico (pan blanco, patatas fritas, galletas y bollería), ya que los desajustes en los niveles de glucosa que generan afectan al sistema nervioso y están asociados a estados de ansiedad y desánimo.

3. Intenta aumentar tu actividad social e intelectual. Se trata de hacer cosas que te motiven, como empezar un curso o apuntarte a ese taller que te llevaba tiempo rondando la cabeza.

4. Dormir lo suficiente, las horas que necesites para sentirte descansada.

5. Y si fuera necesario, puedes complementar tu dieta con algún remedio natural, como el ginseng o la jalea real (porque vencer el cansancio a base de cafeína o otros estimulantes no es buena idea!).

    Quizá no lo notes, o tal vez si que te afecta… pero siguiendo estos consejos seguro que lo llevas mucho mejor!

     No te pongas en modo OFF y no dejes de salir a correr o de ir al gimnasio… aunque a las siete de la tarde ya sea de noche y haga fuera un frío que pela!

     ABRÍGATE… Y DISFRUTA DEL OTOÑO!

DEJA TU COMENTARIO

Tu email no será publicado o visible.

También Te Puede Interesar

Aquí puedes encontrar posts relacionados con los que has leído recientemente.